Niño atropellado

En el caso del niño atropellado, de un menor, hay

  • que diferenciar:
  • si la culpa la tiene el vehículo causante del accidente
  • si la culpa del accidente la ha tenido el menor

Hay muchos supuestos en los que el niño atropellado irrumpió súbitamente en la calzada sin posibilidad de que el vehículo  pudiera frenar.  Es fácil comprobarlo por el estado de nervios que presenta el conductor y los ocupantes del vehículo. Tras un susto de ese nivel la adrenalina y los latidos del corazón se disparan, los estados de ansiedad aparecen y rápidamente todos los presentes llaman al 112.

En los supuestos de atropello, el menor tiene más derechos que los adultos.

Es necesario concienciar a los menores, y que los mismos participen en jornadas y actividades de educación vial. Esto puede ayudar a prevenir atropellos por imprudencia del menor.

También puede ayudar a prevenir atropellos por imprudencia del menor.

En los supuestos de fallecimiento o lesiones muy graves, los familiares del menor tienen derecho a ayuda psicológica sin coste.

El resultado del suceso puede ser ileso, lesiones leves, lesiones graves (que finalicen o no en secuelas) y fallecimiento.

En el supuesto de que el menor resulte con lesiones, sus derechos serán los mismos que para el adulto atropellado sin culpa del mismo.

Así pues, tanto si el menor (de 14 años) ha tenido la culpa como si no, le corresponderá la indemnización prevista por el baremo contenido en la Ley 35/2015 de 22 de septiembre, con sus correspondientes actualizaciones.

INDEMNIZACIÓN AL NIÑO ATROPELLADO

En relación con esta cuestión del menor, la ley dice:

  • “En los supuestos de secuelas y lesiones temporales, la culpa exclusiva o concurrente de víctimas no conductoras de vehículos a motor que sean menores de catorce años o que sufran un menoscabo físico, intelectual, sensorial u orgánico que les prive de capacidad, de culpa civil, no suprime ni reduce la indemnización y se excluye la acción de repetición contra los padres, tutores y demás personas físicas que, en su caso, deban responder por ellos legalmente. …”

Por lo que, si el menor tiene secuelas o lesiones, recibirá la indemnización que por ley le corresponda, tenga culpa o no.

Además, no cabe la acción de repetición del seguro contra los padres o tutores del niño atropellado.

Es importante que no se quede con lo que le diga el seguro, o los servicios jurídicos del seguro.

No lo dude, es imprescindible un buen experto para defenderle, si nos necesita, contacte con nosotros.